PEÑA BÉTICA VALDEMORO

El fútbol se disfruta, el Betis además se vive

 

PRINCIPAL

PEÑA

NOTICIAS
HISTORIA
 DIRECTIVA
ENTREVISTAS
ACTIVIDADES
TU OPINIÓN
MATERIAL
DDE INTERÉS
GALERÍA
ENLACES

 

 

ENTREVISTA

JOSÉ MARÍA CÁLIZ GARCÍA

27 de enero de 2007

José María Cáliz García es el actual presidente de la Peña Bética Valdemoro. En constante deuda con el Betis, Cáliz se considera un socio más entregado a la causa verdiblanca.

Aprovechando uno de sus pocos ratos libres, nos concedió esta entrevista desde la que anima a todos los aficionados del Betis a visitar nuestra peña, la casa de los béticos en Valdemoro.

 

Siempre que vengo a la Peña, te cojo haciendo algo, ¿Tienes mucho trabajo?

Buff… Esto es un sin vivir. Esto no es más que dedicarle mucho tiempo. Depende de la asociación, hay una serie de obligaciones como miembro de la directiva, y a partir de ahí, si uno se quiere involucrar mas, como es mi caso, que no paro, pues te implicas más.

Llevas mucho tiempo como presidente de la Peña, pero todavía más como bético, ¿cómo comienza tu idilio con el verdiblanco?

La verdad es que no tengo conciencia de cuando empecé a ser del Betis. Yo siempre he sido bético. Soy andaluz, y me gusta el Betis sobre todo por los colores verdiblancos. De pequeño, no lo vives con mucha intensidad, al menos yo no lo vivía. Me gustaba el fútbol, pero hasta los 14 o los 15 años  no empecé a sentir el fútbol y a sentir el Betis.

Desde un primer momento te identificas con el equipo ¿hay alguna razón para ello?

No conozco la historia de otros equipos, pero te puedo hablar de la del Betis, o desde el punto de vista desde el que yo la veo. Para mí el Betis no es solo fútbol. Yo creo que un bético no puede ver a su equipo sólo desde el lado futbolístico. El que es bético, es porque tiene otra filosofía. La gente del Betis es humilde, sencilla…

Yo pienso que en la vida hay que ser así, y por eso soy del Betis, lo asimilo como parte de mi vida. Además tiene los colores andaluces, así es que lo tiene todo.

Como curiosidad, ganas un campeonato provincial escolar con una camiseta azul, igual que la del Betis en sus inicios…

Mis compañeros y yo jugábamos al fútbol en el colegio San Julián de Marmolejo, y se celebraron las Primeras Olimpiadas Escolares en Jaén.

Las camisetas las tuvimos que conseguir nosotros. Eran azules y tenían el signo de una famosa marca alicantina en blanco. Mira por donde esos colores fueron los del Betis en sus inicios,  y de alguna manera, aunque no he llegado a ser profesional mis inicios fueron esos, mis compañeros y yo fuimos campeones provinciales escolares, venciendo incluso a equipos de Andujar, que siempre lo ganaban todo.

Más tarde te marchas a estudiar a Granada, ¿allí vives el Betis de otra forma?

Bueno, ya era mayor. Tenía 18 años y tampoco estaba muy bien económicamente porque estaba fuera de mi ciudad. No podía centrarme en ir a ver al Betis a los estadios, pero yo seguía al Betis como podía, viendo los partidos que echaban por televisión.

Cuando llegas a Madrid, lo haces rebosando Beticismo ¿Cómo descargas todas esas ganas de ver el  Betis?

Llegué a Madrid recién casado. Mi mujer se quedaba en casa y me iba yo solo a ver los partidos que el equipo jugaba cerca. Me iba a los campos y disfrutaba como un enano.  Volvía en el coche muy contento porque el Betis había ganado, empatado, o lo que fuera. Y estábamos en segunda... ¡Si es que el Betis es otra historia!

En una de tus salidas a los campos recoges uno de tus tesoros como bético.

He hablado de ello con muchos béticos y es un partido que recuerda mucha gente porque ese día había mucha niebla. Fue un partido contra el Castilla en la ciudad deportiva del Real Madrid. Era el año 94 y estaba Gordillo, en su segunda etapa; Diezma de portero…

El Betis ganó y fue un partidazo. Me compré una bufanda y un banderín, que lo coloqué en el coche. El banderín ya no se donde lo tengo, pero la bufanda la conservo con mucho cariño.

¿Cómo conociste la Peña Bética Valdemoro?

La Peña estaba recién inaugurada. Yo llegué a Valdemoro en febrero del 95 y se fundó en octubre del 94. Vivía cerca de la Peña, pero yo no lo sabía. Cuando estaba viendo el fútbol o escuchándolo en la radio, oía cohetes cada vez que marcaba el Betis.

Un día dando una vuelta, descubrí que la Peña estaba al lado de mi casa, y el encargado del piso donde yo vivía me llevó a la Peña y me presentó a Felipe, uno de los fundadores.

Nada más llegar me encantó. Era un local pequeño y modesto, pero el hecho de tener algo del Betis allí, al lado de mi casa, me parecía el paraíso.

¿Cómo has vivido la evolución de la Peña?

Este local ha sido una satisfacción para mí. Mi ilusión siempre fue conseguir un local para la Peña y siempre lo decía en las asambleas de socios. Hemos pasado muchas penurias económicas. Nunca le hemos debido nada a nadie, pero sí que es verdad que hemos hecho sorteos, rifas y maravillas para poder sacar esto adelante. Este es  el tercer local que tenemos, y los dos anteriores eran alquilados.

Conseguir un local propio era la meta de la directiva de la Peña, bien que los socios se plantaran y pusieran dinero entre unos pocos para comprar un local, bien conseguirlo por parte del ayuntamiento. Al final, se produjo la segunda opción, y tenemos que agradecerle al ayuntamiento que nos cediera un local y creo que seguiremos más tiempo en él, porque nosotros estamos contentos con el ayuntamiento y él con nosotros.

La primera vez que entré en la Peña escuche una frase que me resultó especial: “Este es el santuario bético”. ¿Cuál es su procedencia?

Esa frase me trae muchos recuerdos. En esta Peña tenemos dos socios de honor a título póstumo. Uno fue tesorero y fundador, Pepe Martínez Rebolledo, hermano de “Paco erBeti”; y Pepe Jiménez, padre de nuestro actual secretario.

Éste último fue quien dijo esa frase. Él era de Fuenlabrada y cuando descubrió que había una peña bética en Valdemoro vio el cielo abierto. Se apuntaba a todo lo que había del Betis, y todo lo que te hable de su beticismo es poco.

Antes de la inauguración del local anterior al que tenemos actualmente, Pepe Jiménez habló con el entonces alcalde de Valdemoro, Francisco Granados que era el encargado de inaugurar el local. Pepe le dijo que ese era “nuestro santuario bético” y el mismo alcalde, al inaugurarlo utilizó esas mismas palabras. De hecho, creo que tengo por ahí una tarjeta firmada por Granados en la que habla de eso. Algún día tengo que enmarcar esa tarjeta y colocarla en las paredes de nuestra peña.

Cualquier aficionado del Betis puede entrar en el santuario…

Puede entrar cualquier persona siempre que respete al Betis. Si alguien se sobrepasa con nuestro equipo debe abandonar el local. Esto es de los socios y el respeto al Betis es lo mínimo que se merecen.

A los béticos intentamos tratarlos como si estuvieran en su casa. No por el hecho de que se hagan socios o no, sino porque son béticos. Una persona que es del Betis, que viene aquí a su casa, hay que tratarla como merece.

¿Hay mucha relación con el resto de Peñas del Betis?

Me gustaría tener más relación con las peñas, aunque con aquellas con las que tenemos relación nos tratan fenomenal.

Un ejemplo en Sevilla es la Peña de Bellavista, que siempre nos ha tratado como si fuésemos familiares suyos. En Madrid, tenemos relación con la Peña Bética Pata Negra, con la Peña Bética Complutense y con la Ciberpeña Mushobetiswebweb, con la que tenemos un convenio de colaboración.

¿Qué actividades ha realizado la Peña Bética Valdemoro en el Centenario?  

En primer lugar hemos colocado la bandera del Centenario en nuestra fachada desde el día 1 de enero hasta el 31 de diciembre. Hemos intentado participar y tener representación en todas las actividades organizadas por la Comisión del Centenario.

También hicimos unas jornadas en septiembre, en las que realizamos muchas actividades como un parchís humano, concursos de tortilla de patatas, torneos de billar y de futbolín; un partido amistoso en el que participaron Alfonso Pérez e Iván Pérez, o un recorrido por la Comunidad de Madrid en  bicicleta portando la bandera del centenario en el que nuestros socios hicieron por relevos más de 500 Km para expandir el beticismo por toda la comunidad.

¿Personalmente, has disfrutado el Centenario de manera distinta siendo el presidente de una peña?

Sí. Por suerte tenemos un directivo en Sevilla, que es Rafael Moreno, que perteneció a la Comisión del Centenario como delegado de Madrid, y gracias a él nuestra peña sirvió de enlace con el resto de las peñas de Madrid. Por ello yo como presidente estaba al tanto de todas las actividades del Centenario y lo he disfrutado mucho.

¿Cómo vives los partidos?

Me pongo muy nervioso. Tanto que a  veces incluso me llaman la atención. Gracias a Dios no padezco problemas de corazón ni nada por el estilo, porque vivo los partidos muy intensamente. Sin embargo, cuando el equipo pierde, aunque en un principio me vaya amargado a casa, al día siguiente ya estoy pensando otra vez en cuando juega para verlo.

El Betis nos ha dado muchos momentos llenos de emoción. Creo que un Betis 2- Levante 1 fue bastante especial para ti…  

Para mí y para muchos béticos. El gol de la victoria lo marcó Capi en el minuto 94 y nos emocionó a todos. Además, Capi es mi ídolo. Creo que es una persona muy humana.

A nosotros nos ha regalado varias camisetas, pero no es solo eso. Tiene muchos detalles propios de una gran persona. Como futbolista, Capi es el único que ha salido a hombros de un campo de fútbol. Fue en el estadio Los Cármenes de Granada y es otra muestra del gran jugador que es. Aunque el Betis ha tenido muy buenos jugadores como Gordillo, Rincón, Cardeñosa, Calderón; para mí Capi va a quedar para siempre y creo que no ha habido otro igual.

¿Cuál ha sido tu mejor momento como bético?

Ha habido muchos, como las finales de la Copa del Rey del Bernabéu y la del Calderón; pero sin duda me quedo con el partido que disputó el Betis en Anfield, en la Champions League. Asistí a ese partido y tras ver ese ambiente y a mi equipo en la Copa de Europa jugar contra todo un Liverpool, puedo morirme tranquilo.

Después de hablar de esos recuerdos creo que puedes responderme a esta pregunta: ¿Qué es el Betis?

Para mí el Betis es la gente. Por los equipos pasan muchos jugadores y directivos, pero la gente permanece. Los aficionados del Betis son humildes y sencillos, y para mí son como si fuesen de mi familia.

El Betis es un sentimiento muy grande. ¿Hasta qué punto es compatible con tu vida diaria?

Es algo complicado. Yo me involucro mucho con la Peña y no podría hacer este trabajo si no fuera por mi mujer. Comprendo que debo dedicarles tiempo a mis hijas y a mi mujer, por eso los ratos que no paso en la Peña intento pasarlos con mi familia.

Por todo ello, doy gracias desde aquí a mi mujer por ayudarme a compatibilizarlo todo, ya que sin ella esto no sería posible.

Después de haber terminado el centenario, ¿Cuál es tu deseo para los próximos 100 años del Betis?

Que la gente no cambie, que si algún día llegamos a ser un equipo que gane muchos títulos, no seamos soberbios. Debemos obtener nuestros triunfos con garra, con lucha y con humildad. Así seguro que llegaremos a cumplir otros 100 años más.

Gracias José María por tu atención.

Entrevista realizada por  MARIO PÉREZ GARRIDO

 

VOLVER A LA PÁGINA ANTERIOR

 

CONTACTA CON NOSOTROS