PEÑA BÉTICA VALDEMORO

El fútbol se disfruta, el Betis además se vive

 

PRINCIPAL

PEÑA

NOTICIAS
HISTORIA
 DIRECTIVA
ENTREVISTAS
ACTIVIDADES
TU OPINIÓN
MATERIAL
DDE INTERÉS
GALERÍA
ENLACES

 

 

ENTREVISTA

"TATI" MALDONADO

23 de septiembre de 2008

 

CLUBES

1999-2004: Betis B 

2004-2005: A.D.Ceuta

2005-2006: Lorca

2006-2007: REAL BETIS

2007-2008: Gimnastic de Tarragona

2008-2009: Sporting de Gijón

  

Francisco José Maldonado es un delantero de la cantera del Betis que milita actualmente en las filas del Sporting de Gijón. Durante gran parte de su carrera lo dio todo por un sueño: vestir la elástica verdiblanca en primera división. A base de trabajo lo consiguió y aunque estuvo poco tiempo en el equipo, su estancia en la banda derecha del Betis dejó a los béticos momentos para el recuerdo y se ganó el cariño de los aficionados durante su última etapa en el club.

 

Aprovechando el viaje del Sporting a la capital de España para disputar un partido de liga con el Real Madrid, la Peña Bética Valdemoro se acercó a la concentración del equipo asturiano para charlar con este futbolista. Allí, nos recibió un  chico sencillo que se hace llamar “Tati” que se muestra tan cercano a los aficionados como al área del rival.

 

¿Cómo es la vida de un gaditano como tú por  tierras asturianas?

Me va muy bien por allí. Me he adaptado muy bien a Gijón porque la gente de la ciudad es bastante futbolera y muy abierta. Desde que llegué me siento muy a gusto tanto dentro del club como en la ciudad.

 

Habéis empezado con mal pie esta temporada y hasta el momento os han hecho muchos goles. Al igual que se afirma que practicáis un fútbol muy bonito, se os acusa de que vuestra línea defensiva es muy débil y tenéis algunas carencias en ella. ¿Qué tienes que decir a eso?

Sí, es cierto que  lo que más se esta recalcando ahora mismo es nuestra debilidad en el plano defensivo. En tres partidos hemos hecho 5 o 6 goles, que normalmente deberían habernos ayudado a tener más puntos en la clasificación. Sin embargo no ha sido así porque no solamente en el plano defensivo sino en general. Hemos cometido varios fallos y eso ha provocado que nos marquen muchos goles. Sí que es cierto que gran parte de los goles vienen de errores que son corregibles que tanto nosotros como el entrenador somos conscientes que no podemos cometer en primera división,  y por eso esperamos poder subsanarlos lo más rápido posible.

 

En uno de vuestros últimos partidos caísteis goleados por el Barcelona en el Molinón por 1-6. En lo personal, nos quedamos con el gol que marcaste ese día, tu primer tanto esta temporada ¿Es importante para un delantero coger la racha goleadora desde el principio?

Sí, además es mi primer gol en la primera división. En el Betis desde pequeño jugué de delantero, pero desde que salí a jugar al Lorca comencé a jugar más en la banda y en mi última etapa en el Betis también ocupé esa posición. Desde ahí es más difícil hacer gol, y también por eso me había costado más estrenarme en primera. Yo me conformo con ayudar a que los compañeros  marquen, pero si también puedo continuar la racha y seguir anotando mucho mejor, y a ver si el próximo gol que haga puede servirnos para conseguir algún punto.

 

A colación de este gol con el Sporting recordamos unas declaraciones de Manuel Ruiz de Lopera, que en una rueda de prensa se refirió a ti como “el nuevo Villa”. Ahora llevas la camiseta del Sporting, en el que triunfó David Villa, ¿crees que puedes hacer algo parecido a lo que hizo él en este club?

Desde que volví del Lorca al Betis me fui desplazando un poco a banda dentro del campo. Aunque la posición en la que más cómodo me siento es la de delantero o segundo punta, se ha ido dando la circunstancia de que mis entrenadores me han ido desplazando cada vez más a la banda porque también me siento  a gusto en esa posición.

Sin embargo, implica que no puedo tener la misma llegada a gol que puede tener Villa o cualquier otro delantero de España, todos sabemos que desde la banda uno está más limitado a la hora de poder hacer goles. Puedes llegar desde la banda contraria, o en alguna internada pero no estás “viviendo en el área” como cualquier delantero.

Personalmente nunca me he querido comparar con nadie. Recuerdo que cuando volví llegué del Lorca al Betis, Lopera por un lado decía que yo era el nuevo Villa, quizá porque tenía características parecidas; y cuando se fue Joaquín yo jugaba en banda y se decía que iba a ser su sustituto. Creo que las comparaciones siempre son odiosas. He venido al Sporting porque me brindaba la oportunidad de jugar en primera y creo que soy válido para esta categoría, así que ahora tengo que agradecérselo en el campo y tratar de hacer las cosas bien para mi club.

 

¿Piensas que el momento de Maldonado todavía está por llegar, que puedes dar más cosas a nuestro fútbol?

Sí, por supuesto. Siempre me he quedado con la espinita de quedarme en el primer equipo del Betis desde que debuté. Hace dos temporadas conseguí tener cierta continuidad como titular pero al final no me acabé de consagrar con el equipo verdiblanco en primera división. Ahora el Sporting me brinda una gran oportunidad para jugar en primera y pienso que puedo hacerlo bien para seguir muchos años en esta categoría.

La última temporada del Sporting en primera fue la 97/98. Aquél año el Sporting tuvo muy malos números, ¿os sentís ahora en la obligación de no volver a repetir aquella situación?

El Sporting es un histórico al que todo el mundo debe respetar. En los últimos años está atravesando una mala situación económica y eso hace que sea difícil la competencia con otros equipos. Sin embargo, la plantilla mantiene gran parte del grupo que consiguió el ascenso el año pasado y tiene mucha gente joven con ganas de correr más que nadie para obtener la permanencia.

También es verdad que el inicio del calendario no ha sido muy propicio para nosotros, porque somos un equipo recién ascendido y tenemos que disputar los puntos con conjuntos de altísimo nivel,  pero a medida que avance el campeonato y que vayamos jugando contra otros rivales esperamos poder desplegar con más facilidad nuestro juego y estoy convencido de que nos salvaremos al final de temporada.

 

Ya hablas como todo un sportinguista, hace mucho tiempo que saliste del Esperanza de Cádiz con 16 años para fichar por el equipo juvenil del Betis, en el que coincidiste con muchos canteranos verdiblancos bastante conocidos como Doblas, Arzu, Joaquín o Dani.

Sí, muchos de ellos estuvieron o están  en el primer equipo y otros  se quedaron en el camino como es el caso de Antoñito, Salguero, Diego Reyes, David de Coz… éramos un grupo de jugadores muy buenos y se veía que algunos podían llegar lejos. En el primer equipo están todavía Arzu y Capi y eso demuestra que la cantera del Betis siempre ha sido muy buena.

 

¿Qué significó para ti Miguel Valenzuela?

Ha sido junto con “Paqueca” el entrenador que prácticamente nos hizo a mí y a mis compañeros como futbolistas en la cantera del Betis. Primero estuve con “Paqueca” y después pasé a División de Honor con  Miguel Valenzuela  que luego también fue nuestro entrenador en el Betis B. La verdad es que Miguel Valenzuela ha sido casi como un padre para mí, porque desde que llegué al Betis con 16 años hasta los 23 que estuve entrenando con él, he vivido muchos partidos y muchas experiencias. Creo que es un gran entrenador y todavía sigue en el Betis, incluso este verano cuando algunos jugadores estábamos apartados del equipo mientras buscábamos una salida del club, fue él quien se encargó de entrenar con nosotros.

 

Tu debut en primera con el Betis fue en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid. Según tengo entendido, ese debut te sirvió para quitarte una espinita del pasado con el conjunto merengue. Cuéntanos esa historia para la Peña Bética Valdemoro.

Estando en juveniles jugué casi todos los partidos de la Copa del Rey de la categoría, pero en los últimos partidos me expulsaron y no pude disputar la final contra el Real Madrid en Olivenza. Aunque ganamos la Copa, no pude jugar, pero al final Dios esta ahí y me lo quiso pagar por otro lado dándome la oportunidad de debutar con el Betis en el Santiago Bernabéu.

 

Otro buen momento con el Betis fue el partido de presentación  verdiblanco ante el Boca Juniors en la temporada 2002-2003, en el que anotas uno de los goles de la victoria en  el encuentro.

Sí, la verdad es que he tenido muy buenos momentos en el Betis. Fue el año que entrenaba al equipo Víctor Fernández, que me dio la oportunidad de jugar el partido de presentación. Íbamos perdiendo 0-1 y me dieron un pase desde el medio del campo cruzado hacia el área, luché la posición con Perea, que actualmente juega en el Atlético de Madrid, controlé bastante bien, bajé el balón y anoté uno de los goles del partido.

 

A partir de ahí empieza tu exilio del conjunto verdiblanco en equipos como el Ceuta, donde coincides con otro ex bético como Diego Reyes, ¿eso hizo que te sintieras en el equipo ceutí como si estuvieras en casa?

Sí, además estaba también  David de Coz y me sentía como en casa. La presencia de los dos ex compañeros en el club hizo que me decidiera a jugar en el Ceuta.

Esa temporada había estado jugando en el B y a veces en el primer equipo del Betis. Cuando llegó Serra Ferrer dijo que no contaba conmigo y el club decidió buscarme una salida como cedido. Yo esperaba ir a un equipo de segunda división para poder crecer como futbolista en esa categoría, pero no se dio el caso y aparecieron muchas ofertas de segunda división B,  y de ellas elegí la del Ceuta. También tengo que decir que Ceuta no es un sitio tan malo como lo pintan, incluso mantengo un piso en la ciudad que ahora tengo alquilado a compañeros que juegan allí.

 

El sueño que tenías entonces llega más tarde con tu temporada en el Lorca. Tardaste casi medio año en entrar definitivamente en el equipo titular, ¿tenías mucha ansiedad por formar parte del once inicial?  

Sí, incluso me planteé volver a Ceuta en diciembre. En pretemporada había metido muchos goles y la afición reclamaba mi presencia desde el inicio, pero no acababa de entrar en el equipo. Hablé con el entrenador y él me tranquilizó y me pidió paciencia. Más tarde empecé a jugar, comencé a marcar goles y al final casi acabo pichichi esa temporada.

 

Ese entrenador que te pedía paciencia era Unai Emery, que hoy triunfa como técnico del Valencia. También coincidiste en el Lorca con Fernando Vega, que ahora juega en el Betis, ¿qué puedes decirnos de estos dos profesionales del fútbol?

Unai Emery tiene una historia peculiar. Era jugador del Lorca el año que yo militaba en las filas del Ceuta. Esa temporada el Lorca estaba haciendo una mala temporada y el club decidió despedir al entrenador. Para ahorrar dinero el Lorca convenció a Unai Emery para que colgara  las botas y entrenara al equipo. A partir de ahí el Lorca empezó a ganar y de la mano de Unai consiguió  clasificarse para la promoción de ascenso y subió a segunda división. El resto de su historia todo el mundo la conoce, es un pedazo de entrenador.

A Fernando Vega no le conocía porque provenía del Sevilla. El año en el que coincidimos en el Lorca hizo una gran temporada y eso le valió su fichaje por el Betis.

 

Vuelves al Betis, con una presentación multitudinaria en la que también estaban Sobis, Odonkor, Vogel, Romero y Fernando Vega. ¿Cómo te reciben los béticos?

Muy bien, aunque los canteranos siempre tenemos un problema, y es que la confianza en nosotros es más limitada. Incluso para los entrenadores no es diferente un jugador que viene de la cantera a un jugador por el que se ha pagado un dinero.

Yo llegaba al Betis para asentarme en el equipo y triunfar allí, porque creía que la temporada que había hecho con el Lorca me valía para poder conseguir mi objetivo. Hice una buena pretemporada y Jabo Irureta contaba mucho conmigo, pero tras su marcha y la llegada de Luis Fernández al banquillo desaparecí del once y a partir de ahí fui a menos.

 

En esa temporada comienzas de titular en Mestalla y en la segunda jornada, en el partido en casa ante el Athletic llega tu momento: el regate de tacón de Maldonado da la vuelta por lo menos a  España.

Sí, es una jugada para tenerla siempre en el recuerdo. Fue todo perfecto, hice una gran jugada y ganamos 3-0. En ese momento me sirvió para que la gente se fijara en mí, y me diera su confianza.

 

Esa semana tu taconazo acaparó muchas portadas, ¿eso te perjudicó o te benefició?

Yo creo que la situación “se infló” demasiado. Recuerdo titulares como “ya nadie se acuerda de Joaquín”. Esos titulares nos metieron más presión a mí primero, y al entrenado después, y quizá sí pudo perjudicarme un poco, pero no me arrepiento de nada de lo que hice en ese momento.

   

¿Maldonado llegó a pensar que era como Joaquín o simplemente quería ser Maldonado?

No, yo nunca quiero compararme con nadie. Además, no somos jugadores tan parecidos, Joaquín tiene más zancada, juega más en banda, busca el regate hacia fuera…

A mi me gusta más recortar hacia dentro, he jugado más de delantero… Aunque comprendo que en ese momento la salida de Joaquín había sido muy importante y la afición buscaba un jugador parecido, Joaquín es Joaquín y Maldonado es Maldonado.

 

Al final de esa temporada, con Chaparro en el banquillo vives el partido de la salvación en Santander. Los aficionados sabemos lo que sentimos aquella tarde, pero ¿qué sentisteis los jugadores?

Lo pasamos muy mal, porque teníamos enfrente un equipo que no se jugaba nada y no éramos capaces de marcarles un gol. Yo empecé el partido desde el banquillo. Allí estábamos escuchando por la radio los otros partidos. Cuando marcó el Celta nos vinimos abajo, pero no perdimos el ánimo y seguimos animando a los compañeros que estaban en el campo. Luego tuve la oportunidad de jugar unos minutos. Salí al terreno de juego, me coloqué en banda y participé en el primero de los goles.  Cuando marcó Edú nos sentimos aliviados y con el segundo gol se desató la locura porque ese tanto significaba la tranquilidad definitiva.

 

Durante la previa del partido se habló mucho de los métodos de motivación de Chaparro, como las lecturas de El Arte de la Guerra. Háblanos de esos métodos.                     

Yo creo que nos vinieron bien esos métodos. En ese momento veníamos de caer goleados con el Osasuna en casa y necesitábamos cosas frescas y nuevas que cambiaran algo en el equipo. Chaparro trajo estos métodos y nos vinieron bien. Cada jugador cogía su papel, se lo leía y escuchaba lo que el entrenador decía.

 

Asturias esta muy lejos de Sevilla, pero aún hay aficionados del Betis que todavía te recuerdan. ¿Te llega el calor de los béticos?

Sí, en páginas de Internet y foros en los que mis amigos me dicen que me meta se nota ese cariño de los béticos.

 

Desde la Peña Bética Valdemoro queremos expresar la admiración que te tiene el beticismo. ¿Quieres decirles algo a nuestros socios?

Claro. He tenido la oportunidad de visitar varias peñas en Coria o Camas y siempre he encontrado en ella béticos de verdad. Las peñas dan a los béticos la oportunidad de juntarse y disfrutar juntos. A vuestra peña de momento no voy a poder ir, pero si alguna vez tengo la oportunidad de ir, lo haré. Igualmente tenéis las puertas abiertas en  Gijón para lo que queráis.

Gracias “Tati”  por tu atención.

 

 Entrevista realizada por  MARIO PÉREZ GARRIDO

 

VOLVER A LA PÁGINA ANTERIOR

 

 

 

 

CONTACTA CON NOSOTROS