PEÑA BÉTICA VALDEMORO

El fútbol se disfruta, el Betis además se vive

 

PRINCIPAL

PEÑA

NOTICIAS
HISTORIA
 DIRECTIVA
ENTREVISTAS
ACTIVIDADES
TU OPINIÓN
MATERIAL
DDE INTERÉS
GALERÍA
ENLACES

 

 

ENTREVISTA

RICARDO OLIVEIRA

6 de abril de 2008

 

CLUBES

2000-2002: Portuguesa

2002-2003: Santos. F.C.

2003-2004: Valencia. C.F.

2004-2006: REAL BETIS

2006-2007: Sao Paulo

2006-2007: A.C.Milan

2007-2008: Real Zaragoza

PALMARÉS

2002: Campeón de la Liga brasileña con el Santos

2004: Campeón de la Liga española con el Valencia

2004: Campeón de la UEFA con el Valencia

2004: Campeón de la Copa América con Brasil

2005: Campeón de la Copa del Rey con el REAL BETIS

2005: Campeón de la Copa Confederaciones con Brasil

2007: Campeón de la Champions League con el A.C.MIlan

  

Ricardo Oliveira es el máximo goleador extranjero de la historia del Betis. Destaca por su potencia, su velocidad, pero sobre todo por sus goles. En el conjunto bético fue una de las piezas clave en el año 2005 para conseguir la Copa del Rey, y entrar en Champions (previa incluida con un gol espectacular en el estadio Louis II ante el Mónaco).Una lesión fue el comienzo de su final en el Betis, pero quizá algún día los caprichos del fútbol le vistan otra vez de verdiblanco.

Tras recibir el premio al mejor jugador de la temporada 2004-2005 otorgado por nuestra peña, Ricardo Oliveira nos concedió una entrevista que en la Peña Bética Valdemoro guardaremos con orgullo y cariño, pues este futbolista es un trozo muy importante de la historia reciente y de todos los tiempos de nuestro Betis.

   

Enhorabuena Ricardo, acabas de recibir el premio al mejor jugador de la temporada 2004-2005 elegido por los socios de la Peña Bética Valdemoro. ¿Qué supone este galardón para ti?  

Es un premio especial por venir de una afición que me hizo disfrutar muchísimo en la temporada 2004-2005 y de un club que recordaré para siempre en mi vida porque fue el que me hizo grande en Europa. Cuando me fichó el Betis venía de hacer una mala temporada en el Valencia y fue en el Betis donde empecé a destacar.

Este premio es un regalo que me hace mucha ilusión porque sé que viene de la gente que me quiere y tiene un respeto por mí, así que seguro que ocupará un lugar destacado en mi casa.  

Es sobre todo una recompensa para un jugador que nació en el seno de una familia humilde de São Paulo en Brasil y que ha tenido que luchar mucho en la vida

Sí, cuando volvemos hacia atrás en el tiempo es inevitable recordar las dificultades que pasé en Brasil. El Betis es un equipo que tiene una historia de club sufrido que ha salido adelante a fuerza de trabajar mucho, y una gran afición muy apasionada; por eso me identifico mucho con el club y sus aficionados. Estar donde estoy hoy y recibir este homenaje de la Peña Bética Valdemoro me hace muy feliz.

Por el momento perteneces al Zaragoza, y durante la temporada los aficionados al fútbol hemos visto como un equipo que estaba destinado a conseguir altas cotas, ha defraudado a la hinchada zaragocista. ¿Crees que os pasó factura la eliminación de la UEFA contra el Aris de Salónica a principio de temporada?

Creo que no. El equipo era lo suficientemente bueno como para hacer una gran temporada, pero yo siempre digo que el fútbol no perdona a nadie, así que si tienes un gran equipo tienes que demostrarlo en el campo.

El Betis hace un par de años estuvo a punto de descender a Segunda División. En ese momento estabas cedido en el São Paulo, ¿seguiste al equipo desde la distancia?

Sí. Estaba cedido en Brasil, pero todavía era propiedad del Betis y era parte del club. Siempre hablaba con Edu  para seguir al equipo y finalmente fue él el que nos salvó a todos con sus dos goles en Santander.

Eres un ídolo para mucha gente. ¿Cuál es el ídolo de Oliveira?

El jugador que más me gusta y el que más he seguido siempre es Ronaldo. Por su potencia, por su velocidad, no se si puedo parecerme un poco a él. Para mí, el chico pobre que salió de la favela, compartir vestuario con mi ídolo, que a los 17 años ya tenía un nombre y jugaba un Mundial; y  hacer pareja de ataque con él en el Milan ha sido un sueño hecho realidad.

Has sido protagonista de muchos momentos felices para la afición del Betis. ¿Cuál es el momento más feliz para ti?

Toda la temporada 2004-2005 fue muy especial para mí, porque cada vez que la gente coreaba mi nombre se me ponían los pelos de punta, pero si tuviera que quedarme con algún momento en especial, me quedaría con el día que conseguimos entrar en Champions y el gol frente al Sevilla. También el título de Copa fue un momento muy especial.

El primer gol que marcas esa temporada lo haces contra el Deportivo en Riazor. Tardas mucho en hacer tu primera diana. ¿Tenías mucha ansiedad por marcar?

Sí. Recibía muchas críticas y todos los béticos esperaban mucho de mí. Tengo que agradecerle mucho al técnico Serra Ferrer y a los aficionados la confianza que me transmitieron. Cuando marqué ese gol sentí un gran alivio y a partir de ahí nos salió todo bien.

Precisamente tú fuiste una de las estrellas del balón de esa Champions, porque nos metiste ahí y con tus 22 goles casi te acercaste al récord de 25 goles de Alfonso. ¿Pensaste en algún momento igualar o superar esa marca?

No, nunca pensé en igualar el record de Alfonso. Afortunadamente, tuve la suerte de jugar con él en el Betis y ser su pareja en el ataque. Aprendí mucho con él porque es un gran profesional y cuando llegué al equipo me ayudó mucho a integrarme.

¿En ningún momento quisiste sumarte a la lucha por el pichichi con Eto’o y con Forlán?

Sí, al final de la temporada tenía el objetivo de obtener el pichichi en mi cabeza. En el Betis tiraba los penaltis, y eso me ayudó mucho a luchar por el pichichi, pero al final quedé tercer máximo goleador de la liga esa temporada. Sin embargo, la alegría de conseguir la Copa, entrar en Champions y ser el extranjero que más goles ha hecho con la camiseta del Betis lo compensaron todo.

Precisamente con la Champions llegó uno de los momentos más importantes para la historia del Betis, pero también el peor momento de Oliveira vestido de verdiblanco, el partido en casa contra el Chelsea y tu lesión de rodilla. ¿Te ha causado problemas en tu carrera esta lesión?

No, afortunadamente no he tenido ningún problema. Aquél fue un momento triste porque estaba en lo más alto a lo que podía llegar gracias a vosotros, al entrenador y a mis compañeros y a mi esfuerzo. Trabajé muchísimo esa temporada para demostrar a la gente que no era un brasileño más que venía a España. Siempre he tenido la intención de marcharme de Brasil para triunfar, no quería tener que volver porque no me acostumbraba al fútbol europeo. Para mí lo más importante fue hacerme grande en Europa con el Betis, que fue el club que  apostó por mí y a vosotros que me apoyasteis. Gracias a eso, conseguí ir a la selección y llegué a estar entre los 22 jugadores que iban a ir al Mundial. Entre todo eso, llegó la lesión, pero son cosas que pasan y hay que aceptarlas.  

Después de haber llegado a este momento de la entrevista, puedo preguntarte, ¿por qué te fuiste?

Para mí es importante poder aclarar este tema. Siempre hablé con la prensa de Sevilla. Me fui porque no me trataron bien. Fue un año en el que salió todo bien para mí y los compañeros, en el que me lesioné durante el partido contra el Chelsea. Dos semanas después, tras hacerme la resonancia magnética descubrieron que tenía una fractura en el fémur y el médico me dijo que estaría de baja de 9 meses a 1 año sin jugar. Yo no lo acepté porque sabía que algunos jugadores se habían recuperado de esa misma lesión en menos tiempo, pero cuando el club se enteró del diagnóstico médico, lo único que me dijeron fue que tenía que darme de baja para fichar otro delantero. A mí eso me dolió mucho, porque después de la gran temporada anterior que habíamos hecho todos los jugadores, creo que me merecía un cariño,  que el club me acogiera y estuviera conmigo pasara lo que pasara. Eso no fue lo que pasó y a partir de ahí se dijeron muchas cosas sobre mi, y yo no pude estar quieto y también dije muchas cosas. Por todo eso la convivencia entre el presidente y yo se hizo muy difícil y preferí salir del club. Además, yo tengo mujer e hijos, y me dolió mucho que ellos tuvieran que escuchar que yo había hecho sufrir al Beticismo.

También tengo que decir que cuando volví de Brasil con 15 días de retraso, antes de llegar  llamé por teléfono para preguntar si podía ir a entrenar y me dijeron que no. Esta fue la gota que colmó el vaso y ahí empecé a negociar mi marcha del Betis.

¿No tienes la sensación de que pasaste de ser un dios bético a ser un mortal rossonero cuando te fuiste al Milan?

No, nunca llegaría al punto de pensar que soy un dios, aunque entiendo a los béticos. Yo mantengo mi casa en Sevilla, y siempre que puedo vuelvo a darme una vuelta y no me importa firmar autógrafos o hacerme fotos con los aficionados. Me fui al Milan y me costó mucho adaptarme al fútbol italiano. Tuve muchos problemas, porque secuestraron a mi hermana en Brasil, y me sentía como un coche sin gasolina, quería correr, pero no podía.

Para suplir tu ausencia en el equipo el Betis fichó a un joven brasileño del Internacional de Porto Alegre, Rafael Sobis. ¿Cómo ves el papel de Sobis en el equipo?

Sí, creo que tiene muchas cualidades y que está capacitado para hacerlo bien, pero no es un delantero nato. Es un extremo, un mediapunta que tiene llegada y gol…

No se si está jugando en el sitio en el que tiene que jugar, si no esta teniendo la libertad que debería tener…, pero en la liga española y en el Betis, hay que correr,  marcar y hacer de todo.

¿Crees que se le pide algo que no puede hacer?

Quizá esta en periodo de adaptación al fútbol español. Es un joven muy talentoso al que le esta costando un poco adaptarse y creo que si se queda en el Betis puede aportar muchas cosas, pero teniendo en cuenta que no es un delantero nato.

¿Qué te ha parecido la temporada del Betis?

Al inicio de temporada vi al equipo sufrir mucho porque nada salía bien, pero al final cogió confianza y protagonizó grandes remontadas. Creo que esta confianza será muy importante para conseguir resultados positivos y grandes logros en el futuro.

¿Volverás algún día?

Ojalá. Sigo manteniendo en Sevilla mi casa, tengo muchos recuerdos bonitos de esa ciudad, tengo una hija sevillana, y si tengo posibilidad de volver estaré encantado de hacerlo porque disfruté mucho en el Betis y en él viví momentos muy grandes en mi carrera como llegar a la Champions, y ser admirado por una afición que me dio mucho cariño.

¿Quieres decirle algo a los aficionados de la Peña Bética Valdemoro y a los béticos en general?

Tengo que darles las gracias por haberse acordado de mí y demostrarme este cariño con el galardón que me habéis entregado. Quiero decirles que me fui por unas circunstancias especiales, pero que nunca es tarde para volver y que estaría encantado de hacerlo, porque el Betis fue el club que verdaderamente me hizo grande, porque gracias a él estuve entre los grandes, jugué con la selección y estuve a punto de disputar un mundial. Tengo que decirles a todos los béticos que los quiero mucho y que espero que la próxima temporada el Betis luche por estar entre los grandes porque ese es el sitio en el que debe estar.

Muchas gracias Ricardo por tu atención.

 

 Entrevista realizada por  MARIO PÉREZ GARRIDO

 

VOLVER A LA PÁGINA ANTERIOR

 

 

 

 

CONTACTA CON NOSOTROS