PEÑA BÉTICA VALDEMORO

El fútbol se disfruta, el Betis además se vive

 

PRINCIPAL

PEÑA

NOTICIAS
HISTORIA
 DIRECTIVA
ENTREVISTAS
ACTIVIDADES
TU OPINIÓN
MATERIAL
DDE INTERÉS
GALERÍA
ENLACES

 

 

HISTORIA DEL REAL BETIS

 

No te pierdas el video "Betis, leyenda de pasión"

 

En 1906 un grupo de estudiantes de la Escuela Politécnica de Sevilla, situada en la calle Cervantes, enfrente de la iglesia de San Andrés, fundó el Sevilla Balompié. Los hermanos Castillo, los Hermosa y los Wesolowsky figuran entre los que hicieron posible la creación del club, que por aquel entonces vestía de color blanco. Su primer presidente fue Juan del Castillo Ochoa y el primer entrenador, en 1914, Manuel Ramos Asencio. La sede social tuvo varias ubicaciones: en la calle Alfonso XII (1907-1909), Federico de Castro (1910-1911) y Jerónimo Hernández (1912-1914). En 1908, el equipo acude a Huelva a disputar un torneo, en lo que sería la primera experiencia seria del club. En 1909 nació oficialmente el Betis F. C., como consecuencia de una escisión en el Sevilla F. C., producida por las diferencias en el seno de dicho club. Unos cuantos directivos de la entidad propusieron el fichaje de un chaval que trabajaba como obrero en la Pirotecnia, pero la directiva sevillista se negó a aceptarlo alegando que el jugador no tenía la suficiente prestancia social como para pertenecer a un club tan distinguido. En 1910, el Sevilla Balompié se proclamó Campeón de Sevilla al imponerse en un torneo que jugaron con Betis F. C., Athletic, Andalucía, Sevilla F. C. y Recreativo de Huelva.

La sede social del Betis F. C. estuvo en la calle Mariscal (1909-1911), y en la calle Federico de Castro (1912-1914). El 1 de marzo de 1914, el Sevilla Balompié consiguió el último título oficial bajo esta denominación, al volver a proclamarse Campeón de Sevilla. En septiembre de 1914, el presidente por aquellos tiempos del Betis F. C., Pedro Rodríguez de la Borbolla (diputado y ministro), consiguió que el Rey Alfonso XIII otorgase al club el título de Real, lo que igualó la balanza con el Sevilla Balompié e hizo posible la fusión de ambos clubes, bajo la presidencia honorífica del monarca español. El 28 de noviembre de 1914, la prensa sevillana informó de la inminente fusión del Sevilla Balompié y el Betis F. C. El 6 de diciembre, la junta directiva del Sevilla Balompié y dos días más tarde el Betis F. C. aprobaron la fusión de ambos clubes. El máximo artífice de dicha fusión fue Herbert R. "Papa" Jones, un británico amante del fútbol que trabajaba en Sevilla. De ahí nació el conjunto verdiblanco con Eladio García de la Borbolla a la cabeza. Su primera sede social se situó en la casa de Guillermo Comesaña, en la calle de los Aposentadores. En un real decreto de ese mismo año le fue impuesto al nuevo club el nombre de Real Betis Balompié. La firma de la unión de los dos clubes fue firmada en casa de los Borbolla. La secretaría se ubicó en la calle Hita del Castillo. Constituida la Federación Regional Sur (embrión descafeinado de lo que hoy es la Federación Andaluza), en 1915 se acordó crear el Campeonato de Andalucía. Ese mismo año, el 4 de abril, el Real Betis Balompié volvió a ser Campeón de Sevilla.

En 1916 tuvo que abandonar Sevilla "Papa" Jones, llamado a filas por su país, Gran Bretaña, para incorporarse al frente, pues estaba a punto de empezar la Primera Guerra Mundial. Este hecho produjo un gran pesar en el club, que perdía a su máximo organizador y verdadera clave para el funcionamiento de la sociedad. En aquel año la secretaría estaba en la calle Santander. Con la fusión, nació una rivalidad inigualable entre el Betis y el Sevilla. El primer partido del equipo bético se disputó en 1915 frente al Unión Andalucía Recreativo. En él, se eligieron los colores verde y blanco como distintivo del club, como si de un olivar se tratase. Ese mismo año, el Betis, sólo unos meses después de su definitiva fusión, se proclamó campeón de la Copa de Sevilla, venciendo en la final al Sevilla en los terrenos donde jugaba por entonces, el campo de la Enramadilla, ubicado en el Prado. Aquel año se creó también la Federación Española y Andaluza de Fútbol. Así se permitió que se aceleraran los pasos para la institucionalización del balompié andaluz. En noviembre, el equipo participó en la Copa de Andalucía. Después de eliminar al Athletic F.C., el Betis se enfrentó al Sevilla, en un duelo que acabó en empate a dos, lo que provocó que tuviera que disputarse otro en el que los sevillistas, con más jugadores, golearon por 5-0 a los béticos. Al final, el Español de Cádiz se adjudicó el torneo. A partir de ahí, el Betis atravesó una mala racha de juego, a pesar de que el equipo contaba con buenos jugadores. En 1918, durante el partido de la Copa de Andalucía que les enfrentaba al Sevilla, los jugadores Canda y Artola no obtuvieron el permiso necesario para jugar, ya que se encontraban haciendo el servicio militar. Los dirigentes béticos, como protesta, se presentaron con el equipo infantil y perdieron 22-0.

En 1918, el equipo estrenó un nuevo campo, el del Patronato Obrero, donde tuvieron que trasladarse porque el Ayuntamiento de Sevilla quería agrandar la Feria. En la inauguración, los verdiblancos se impusieron al Español de Cádiz por 9-1. En estos años, destacaba la figura del Marqués de Contadero, que iniciaba su andadura como presidente del club, y de Andrés Aranda, un mito futbolístico en el equipo.

En 1921, Gil Gómez Bajuelo llegó a la presidencia del club, iniciándose una lenta pero continua escalada, que culmina en 1928 con la conquista de la Copa de Andalucía. En esos años se producen históricas victorias frente al Sevilla, a la vez que nace el profesionalismo en este deporte, lo que lleva a la creación de la Liga profesional.

En 1924 llegó a la presidencia del club Ramón Navarro Cáceres, que llevó a cabo importantes renovaciones en el campo del Patronato y dio a conocer al Betis fuera de la región, llevándolo a jugar contra el Unión Deportiva de Sants y el Español de Barcelona, con Zamora en sus filas. Los partidos se saldaron con un triunfo y una derrota, respectivamente.

En el verano de 1925, el Betis fue invitado a jugar varios encuentros en Alemania. Así, fue la primera vez que el club salía fuera de España, lo cual hacía que el equipo empezara a ser conocido en Europa. Se enfrentaron a Breslau, Nuremberg, Auberg y Furth.

Ante la conmoción producida por la muerte a los 28 años del jugador del Sevilla F. C., Enrique Gómez "Spencer", la Federación Andaluza acordó homenajearlo organizando un trofeo que disputarían el Betis y el Sevilla F. C.  Ganó el Betis por los resultados de 1-3 y 2-0.

En 1926, la Federación Española aprobó el profesionalismo. De esta forma, el Betis se acogió a esta norma en 1927, siendo presidente Ramón Navarro Cáceres. El primer sueldo que cobraron los jugadores verdiblancos fue de 150 pesetas de la época. En la temporada 1926-1927, el Betis consiguió el subcampeonato de Andalucía. En el Campeonato de España de 1928, el equipo se metió en cuartos de final, al derrotar en la fase previa al Athletic de Madrid, tras empatar en la capital de España y vencer 2-1 en Sevilla, y al Patria de Extremadura, al que derrotó en los dos encuentros. En cuartos, ante el poderoso Barcelona, el equipo bético venció 1-0 en Sevilla, pero perdió 4-1 en Barcelona. El partido de desempate, celebrado en Chamartín, vio la victoria catalana por 1-0, con un gol de Samitier al transformar un dudoso penalti. Ese mismo año, el Betis se alzó con el Campeonato de Andalucía tras derrotar en la final al Sevilla por 3-0. Por último, en ese año el Betis también venció al Sevilla en la inauguración del campo de Nervión con dos tantos de Carrasco por sólo uno del sevillista León.

En 1929 se creó el Campeonato de Liga, quedando encuadrado el Betis en la Segunda División. La Primera División la formaron los clubes que ganaron hasta entonces alguna vez la Copa de España: Athletic de Bilbao, F. C. Barcelona, Real Madrid, Arenas de Guecho, Real Unión de Irún y Real Sociedad, además de los que jugaron finales sin ganarlas: R. C. D. Español, Atlético de Madrid y Europa de Barcelona, más el ganador de una eliminatoria entre los equipos de Segunda, que a la postre fue el Racing de Santander. En la Segunda División quedaron encuadrados Betis, Valencia, Celta, Deportivo La Coruña, Oviedo, Sporting Gijón, Iberia, Alavés, Racing de Madrid y Sevilla F. C. En el debut en Liga el Betis se enfrentó al Iberia de Zaragoza, ganando por 2-0. Al final de la competición el equipo quedó clasificado en sexto lugar. Aquella misma temporada, el Betis fue eliminado en la Copa por el Deportivo Logroño. También en 1929 se inauguró, con motivo de la Exposición Iberoamericana, el estadio de la Exposición, a donde el Betis se trasladó en 1935, pues el terreno del Patronato se había quedado pequeño. Al año siguiente, el equipo quedó en penúltima posición en la Liga y estuvo a punto de descender a Tercera.

En 1930, el torero Ignacio Sánchez Mejías llegó a la presidencia del club con el propósito de situar al equipo entre los grandes del fútbol español. Aumentó los sueldos de los jugadores e hizo fichajes a la postre decisivos para el club, como Timimi y Adolfo. En la Liga 1930-1931, el equipo acabó en sexta posición, pero en la Copa llegó a la final tras derrotar a Badalona, Real Sociedad, Real Madrid y Arenas de Guecho, donde jugaba Saro, que luego ficharía por el Betis. En la final, el equipo no pudo con el Athletic de Bilbao, que le derrotó por 3-1. Por aquellos entonces, el entrenador era Emilio Sampere y el presidente J. Ignacio Mantecón Novasa.

En la temporada 1931-1932, el Betis se proclamó campeón de Segunda y ascendió a Primera, a pesar de que los expertos creían que el equipo no podría con la presión en las últimas jornadas. No obstante, el equipo lo logró y pasó a ser el primer equipo andaluz en alcanzar la máxima categoría. El ascenso se produjo oficialmente el 27 de marzo de 1932 en Vigo, jugando contra el Celta.

Los años sucesivos el Betis se situaría entre los grandes, con un cuarto y un quinto puesto en el campeonato, respectivamente, por encima de equipos como el Arenas de Guecho en la primera temporada y del Barcelona en la segunda. Al margen de esto, llegaron al equipo Saro, Aedo, Arqueta, Manolín, Chachelo y Unamuno. Además, el equipo llegó a semifinales en la Copa y Lecue se convirtió en el primer internacional bético.

La temporada 1934-1935 pasa por ser la más gloriosa de la historia del club. Al gran equipo que ya poseía llegaron Gómez, Caballero, Larrinoa y Rancel, lo que trajo como feliz consecuencia la consecución del Campeonato de Liga. Al margen del título, el equipo también celebró la internacionalidad de Areso y Aedo. El 28 de abril de 1935, en Santander ante el Racing, en un partido que ganó el Betis por un aplastante 0-5, el equipo verdiblanco se proclamó Campeón de Liga, siendo el primer equipo andaluz en conseguir semejante hazaña. En una Primera División con 12 equipos, el Betis sumó 34 puntos, ganando 15 partidos, empatando 4 y perdiendo 3, con 43 goles a favor y 19 en contra. El equipo más habitual que se alineó aquella temporada lo formaban Larrinoa, Adolfo, Gómez, Unamuno, Urquiaga, Lecue, Areso, Saro, Peral, Timimi y Aedo. El entrenador que consiguió el título era Patrick O'Connell y el presidente Antonio Moreno Sevillano. La secretaría se encontraba en la calle Bilbao.

A la victoria en la Liga le siguieron unos años de penurias, a causa de la Guerra Civil. La temporada 1935-1936 finalizó con un séptimo puesto del Betis en la Liga con 20 puntos. El año siguiente, el 16 de julio de 1936, dos días antes del golpe de estado fascista encabezado por Franco que provocó la Guerra Civil, se firmó el arrendamiento del estadio de la Exposición (más tarde rebautizado con el nombre de Heliópolis), por la cantidad de 750 pesetas (600 de las cuales se destinarían para realizar mejoras del terreno de juego y el graderío). El estallido de la Guerra Civil destrozó al Betis. El equipo tenía varios jugadores vascos, y vio como a muchos de ellos les cogió el inicio de la guerra de vacaciones en su tierra, con lo quedaron en territorio republicano, mientras que Sevilla ya estaba ocupada por las tropas fascistas. Muchos de los jugadores que ganaron la Liga tuvieron que exiliarse o combatir. El estadio quedo completamente destrozado, ya que fue utilizado como cuartel general de las tropas italianas que Mussolini envió en ayuda de las tropas de Franco. La pared de fondo norte fue derribada y en el centro del campo fue levantado un paredón para ser utilizado como picadero. Pocos días después del comienzo de la Guerra, la secretaría del club, situada en la calle Bilbao, quedó destruida por una bomba, perdiéndose así valiosísimos documentos sobre la historia del club.

En 1939 se reanudaron algunas competiciones, entre ellas la Copa de España (a partir de entonces llamada Copa del Generalísimo), pero con la singularidad de que solamente participaron equipos que estaban dentro del territorio que controlaban los fascistas. Llegaron a la final de esa desprestigiada Copa el Sevilla F. C. y el Racing de Ferrol.

Tras la victoria de Franco, la corona volvió al escudo del club. Los primeros años de la posguerra vieron a un Betis que, a duras penas, conseguía mantenerse a flote, aunque descendiendo (algo esperado por muchos) a Segunda División en la temporada 1939-1940. En la temporada 1940-1941 el equipo finalizó la temporada en una mediocre séptima plaza. En el campeonato siguiente (1941-1942) se logró el ascenso al alcanzar el primer puesto en la clasificación, con un equipo dirigido por Andrés Aranda y presidido por Valentín Pérez. De todas formas, en la siguiente temporada (1942-1943) el Betis acabó la Liga en última posición, con lo cual retornaba a Segunda División. Durante las cuatro campañas siguientes, el equipo, roto por los problemas económicos, deambuló cuesta abajo por la División de Plata (con un séptimo, octavo, undécimo y decimocuarto lugar en la clasificación, respectivamente), hasta que en la temporada 1946-1947 cayó al pozo de la Tercera División.

El club se halló hundido económicamente y desamparado en las altas jefaturas federativas, como en la Federación Sur, copada por directivos sevillistas. Se comenta, como ejemplo del maltrato que sufría el club por parte de la Federación Andaluza, que cualquier ficha que presentaba el Betis era también presentada por el Sevilla F. C. Así, ante la duplicidad de contrato, se sancionaba al jugador, pero al mismo tiempo se le daba a elegir entre los dos clubes, y ellos, como es natural, optaban por el más poderoso, es decir, por el Sevilla F. C. El Betis permaneció en Tercera División durante siete temporadas, en las que obtuvo todo tipo de clasificaciones. En aquella época el número de socios se redujo a 300. Como anécdotas, señalar que en casa de Alfonso Jaramillo se hacían los bocadillos de tortilla para que los jugadores comieran en los desplazamientos, se rifaron carros con mulas, etc. Algunos equipos con los que se enfrentó el Betis eran reforzados con jugadores del Sevilla F. C., ante la pasividad de la Federación Española. En aquella etapa de penurias fueron hombres como Pascual Aparicio (que llegó a la presidencia en 1947 y que durante tres años no solamente dirigió al Betis, sino que lo costeó), Juan Petralanda, Manuel Ruiz, Alfonso Jaramillo, José María de la Concha, y tantos otros, quienes fueron capaces de mantener con vida al Betis.

El tan ansiado ascenso a Segunda División no se materializó hasta la temporada 1953-1954, cuando el Betis quedó clasificado por delante de San Fernando, Cádiz y San Álvaro. El ascenso fue celebrado por los aficionados béticos con una "lluvia de puros" al campo.

El primer año en Segunda División supuso la adaptación del equipo a la nueva categoría. Al club llegaron jugadores como Montes, Guerrero, Cabrera, Suñer y Vilariño, y el año se saldó con un balance positivo, acabando en quinta posición del Grupo 2 de Segunda. Al año siguiente, llegó al club el presidente Benito Villamarín, con una mentalidad empresarial, necesaria para mejorar la economía bética, que fue llenando de dinero sus arcas. Durante los diez años que estuvo Villamarín de presidente, el equipo se ganó la simpatía de toda España. En la temporada 1956-1957, con Pepe Valera en el banquillo, el Betis empezó a construir un equipo para alcanzar la categoría de la que nunca debió bajar, y así llegaron buenos jugadores al equipo, como Ramoncito, Lasa, Roberto y Castellanos. Pero el ascenso no llegó tampoco en ese año. La temporada siguiente (1957-1958), en el año de sus Bodas de Oro del club, se logró el soñado ascenso a Primera División, por delante del Murcia y el Tenerife. El ascenso se hizo efectivo en un partido ante el Jerez, con el estadio de Heliópolis abarrotado por la afición. El entrenador del equipo del ascenso era Antonio Barrios.

En 1958 se iniciaron las obras de la primera remodelación del estadio desde que fuera construido en 1929. Se construyeron las tribunas de gol. Una vez conseguido el ascenso, el Betis se concentró en mantener la categoría. Así, el equipo presidido por Villamarín fichó a Otero, Oliet, Moreira, Azpeitia, Bosch, el húngaro Kucsman y el zaguero Eusebio Ríos. Ese año, en el que se inauguró el estadio Sánchez Pizjuán, el Betis venció allí 2-4, lo que le sirvió para finalizar sexto aquella temporada. En junio de 1959 se inauguró la iluminación eléctrica en el estadio de Heliópolis. En la temporada 1959-1960 el equipo acabó la Liga en séptimo lugar, pero no todo fueron buenas noticias, ya que el ídolo bético, Luis del Sol, emigró al Real Madrid.

La noche del 12 de agosto de 1961, en un partido jugado contra la Fiorentina, se firmó la escritura de compra del estadio de Heliópolis por 14.036.550 pesetas de la época. A partir de entonces, el campo pasó a ser propiedad del Real Betis Balompié.

En aquella época se logró confeccionar un buen equipo y en los años sucesivos se consolidó, más si cabe, en la máxima categoría, lo que sería el prefacio de una gran temporada (1963-1964), en la que el equipo finalzió tercero en la tabla, venciendo a conjuntos como Real Madrid (1-0), Atlético de Madrid (4-2) o Español (4-0), además de completar una buena actuación en la Copa, cayendo en cuartos de final ante el Valencia. Al final, el equipo se clasificó para la Copa de Ferias. El entrenador de aquel conjunto era Domingo Balmanya.

En el verano de 1964 se consiguió el trofeo veraniego más prestigioso, el Carranza, venciendo en la final al Boca Juniors. Nueve días después, el Betis hizo su debut en competición europea, en este caso en la Copa de Ferias, contra el Stade-Française, que terminó siendo su verdugo. El equipo francés derrotó al Betis 2-0 en Francia, mientras que en Sevilla se cosechó un 1-1. Esa misma temporada se finalizó la Liga en duodécima posición. A mediados de aquella temporada 1964-1965 sucedió la tragedia de la muerte del entrenador verdiblanco en una concentración en Aracena. Ese entrenador no era otro que el legendario ex-jugador Andrés Aranda. La tristeza en el club y en la afición fue tremenda.

En la temporada 1965-1966 Benito Villamarín se ve forzado a dimitir, víctima de una enfermedad, sucediéndole su hermano Avelino. El equipo volvió a sufrir problemas económicos, lo que le llevó a descender a Segunda, al acabar el campeonato como último clasificado. El 15 de agosto de 1966 moría Benito Villamarín. La temporada del Betis en su retorno a Segunda (1966-1967) acabó con el equipo en segunda posición, lo que le dio el ascenso de nuevo a Primera. De todas formas, en la temporada 1967-1968 el equipo vuelve a descender al finalizar la Liga en penúltima posición, mientras que el Sevilla F. C. también descendió al ser último.

En la temporada 1968-1969 asumió la presidencia del club José Núñez Naranjo. En las tres campañas siguientes el Betis permaneció en Segunda, aunque peleando por el ascenso, en unos años marcados por los problemas económicos y deportivos, ya que hubo varios cambios en el banquillo verdiblanco. La única alegría la dio Quino, que en la temporada 1968-1969 se proclamó máximo goleador de Segunda División. En la temporada 1970-1971 se logró por fin el ascenso, gracias, sobre todo, a la magnífica labor del técnico Antonio Barrios. Además, comenzaron las obras de construcción de las dos nuevas tribunas de los fondos norte y sur del estadio.

En la temporada 1972-1973 retornó al Betis Luis del Sol, aunque se volvió a descender a Segunda División. En aquella campaña las cosas no empezaron bien y el entrenador Barrios fue destituido. Al final, no hubo remedio y el equipo bajó a Segunda. Por suerte, el paso por la División de Plata solamente duró aquella temporada (1973-1974), que además tuvo como otra gran noticia la del fichaje del gran portero Esnaola. También se retiró Luis del Sol. Otra noticia fue que la Federación Española volvió a permitir que hubiera jugadores extranjeros en los clubes, con un máximo de dos por equipo, a excepción de la Copa de España, en la que no fueron admitidos hasta el año 1978.

En la temporada 1974-1975, el húngaro Szusza permaneció en el banquillo y el equipo, que poco a poco fue solventando sus dificultades económicas, al tiempo que exprimía la cantera y fichaba con acierto, consiguió levantar unos bueno cimientos. Al final, el equipo, que se había reforzado con jugadores como Eulate, Mendieta y, sobre todo, Julio Cardeñosa (procedente del Valladolid), acabó noveno en la Liga. Al año siguiente llegaron Landisnsky, García Soriano y Escalante, que ofrecieron un buen rendimiento. Se acabó séptimo en Liga y se llegó a semifinales en Copa, donde el Zaragoza fue el verdugo verdiblanco. En la temporada 1975-1976 se terminaron las obras de la nueva tribuna de voladizo de preferencia y se jugaron las semifinales de Copa.

En la temporada 1976-1977 llegó al equipo, destacando por encima de los demás, un nuevo valor de la prolífica cantera bética, Rafael Gordillo. Fue la temporada en la que se disputó la primera Copa del Rey Juan Carlos I. El Betis hizo un magnífico papel en la Liga, acabando quinto, y se proclamó campeón de la Copa, al derrotar en la final al Athletic de Bilbao en el estadio Vicente Calderón en la tanda de penalties, el 25 de junio de 1977. Con anterioridad, había eliminado a Baracaldo, Sestao, Deportivo de La Coruña, Valladolid, Hércules y Español. Tras los 90 minutos de juego en la final se llegó con empate a un tanto. Los goles los marcaron Carlos por parte del Athletic y López por el Betis. En la prórroga marcaron Dani y otra vez López. En los penaltis, el héroe fue el portero bético Esnaola, quien marcó el suyo y cuando lanzó Iríbar, detuvo el lanzamiento, dando al equipo del Villamarín su primer triunfo copero.

En la siguiente temporada (1977-1978) el equipo jugó la Recopa de Europa. En la primera ronda eliminó al Milán (2-0 en el Villamarín y 2-1 en San Siro). Después, eliminó al Lokomotiv de Leipzig (1-1 en Alemania y 2-1 en el Villamarín), siendo eliminado en Rusia por el Dinamo de Moscú, en un partido que vino precedido de un viaje accidentadísimo. En la Liga se acabó descendiendo a Segunda División.

No obstante, sólo se estuvo una temporada en Segunda, y así se vivió el enésimo ascenso del club a Primera División, en un final de Liga agónico. El 26 de febrero de 1980, en una asamblea del club, se acordó que el Benito Villamarín fuese sede del Mundial de 1982. Las obras estuvieron paralizadas tres meses por una huelga en el sector de la construcción, que finalizó gracias a la mediación del Betis entre sindicatos y patronal con el presidente J. Manuel Mauduit a la cabeza.

Se inició la temporada 1980-1981 y por culpa del retraso en las obras del Benito Villamarín el equipo tuvo que jugar dos partidos "en casa" en el campo del Sevilla F. C., contra la U. D. Las Palmas, ganando el Betis por 4-1, y contra el Atlético Madrid, perdiendo esta vez por 0-1. El primer encuentro que se disputó en el remodelado Benito Villamarín fue contra el Hércules, y acabó con victoria verdiblanca por 2-0.

La temporada 1981-1982 empezó con las celebraciones del 75 Aniversario del club, que tuvieron como colofón un partido amistoso contra el Universidad Nacional de México. Ese mismo año, el Betis consiguió clasificarse por segunda vez en su historia para la Copa de la UEFA. Por último, el Benito Villamarín fue sede del Mundial '82, disputándose dos partidos: Brasil - Escocia (4-0) y Brasil - Nueva Zelanda (4-0).

En la campaña 1982-1983 el equipo quedó eliminado de la UEFA en la primera ronda a manos del Benfica, perdiendo los dos partidos por 2-1. Aquella temporada se creó una nueva competición oficial, la Copa de la Liga, cuyo primer campeón fue el F. C. Barcelona. Se finalizó la Liga en la undécima posición. A la temporada siguiente (1983-1984), se logra un quinto puesto, con la correspondiente clasificación para disputar la UEFA. Se consiguió, además, el gol número mil del club, anotado por Álex, que jugaba de central, de certero cabezazo ante el Mallorca en el estadio Lluís Sitjar.


La 1984-1985, con un decimocuarto puesto en la Liga, fue una mala campaña. En la UEFA se volvió a caer en primera ronda, esta vez a manos del Universidad de Craiova. Al finalizar la temporada, se retiraron dos mitos de beticismo: Julio Cardeñosa y José Ramón Esnaola. Pocos días después, Rafael Gordillo fue traspasado al Real Madrid.

En la temporada 1985-1986, el Betis volvió a disputar una final de competición oficial, en este caso de la Copa de la Liga, frente al F. C. Barcelona. El partido de ida se disputó en el Benito Villamarín y terminó con un 1-0 a favor el Betis, pero en el partido de vuelta venció el Barcelona por 2-0 y se adjudicó el título. En la Liga se acabó octavo, y en la temporada siguiente (1986-1987), noveno, en la famosa Liga del Play-Off.

En la campaña 1987-1988, el Betis se salvó del descenso en un partido agónico frente a la U. D. Las Palmas disputado en Canarias. En la temporada siguiente, empeoró la situación y el equipo descendió a Segunda División, en una promoción disputada frente al C. D. Tenerife, con un desastroso partido de ida disputado en Tenerife que se perdió por un aplastante 4-0. En el encuentro de vuelta el Betis tan sólo pudo ganar por un insuficiente 1-0.

En la temporada 1989-1990 el Betis volvió a Primera con relativa comodidad. El partido decisivo fue en el Villamarín contra el Sabadell y acabó con un resultado de 1-1 que resultó suficiente para conseguir el ascenso. En la siguiente campaña (1990-1991), se volvió a descender al acabar la Liga como último clasificado. En la plantilla bética destacaban jugadores como Rincón, Pumpido, Gabino, Chano, Diego, etc.

La 1991-1992 fue una de las temporadas más importantes en la historia del club. En primer lugar, se rozó el ascenso en una promoción que se disputó contra el Deportivo de la Coruña. En Galicia el restultado fue de 2-1, mientras que en Sevilla, en un Villamarín a rebosar, se cosechó un insuficiente 0-0. Pero lo más importante en aquel año fue la conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva. El 30 de junio a las 12 de la noche era la fecha clave para cubrir el capital social del club (1175 millones de pesetas), resultado de la monstruosa deuda que se arrastraba. Los béticos consiguieron el récord de ser la afición que más acciones compró de su club en toda España, comprando por valor de 300 millones de pesetas en acciones. Mientras tanto, algunos mal llamados "notables" enredaron afirmando que iban a poner el dinero restante para la salvación del club, pero a las pocas horas de la finalización del plazo se echaron atrás. Fue entonces cuando a pocos minutos de la catástrofe Manuel Ruiz de Lopera aportó los 780 millones de pesetsa restantes para evitar el descenso del Real Betis Balompié a Segunda División B.

En la temporada 1992-1993 volvió al club Rafael Gordillo, para intentar el ascenso a la Primera División. En la campaña 1993-1994 se consiguió ascender a Primera. Se fichó como entrenador a Sergio Kresic, que venía de ascender con el Marbella a Segunda División. La temporada fue bastante irregular con Kresic, que al final fue cesado tras caer derrotado en Toledo, siendo sustituido por Lorenzo Serra Ferrer a falta de once partidos para el final. De esos once partidos el Betis ganó 9 y empató dos. El partido decisivo se jugó en Burgos ante una masiva asistencia de aficionados béticos. El Betis ganó por 0-2 y se consiguió así el ascenso. El último partido de la temporada se jugó en el Villamarín y se convirtió en una auténtica fiesta, ya que se jugó ante el Espanyol, que fue el otro equipo que aquel año consiguió el ascenso directo a Primera.

La temporada 1994-1995 fue la del retorno a Primera División, tras tres años en el pozo de Segunda. El Betis realizó una campaña extraordinaria, finalizando clasificado en tercera posición, en un equipo donde destacaron jugadores como Jaro (que consiguió el trofeo Zamora al portero menos goleado), Cuéllar (que alcanzó la internacionalidad absoluta con España y acabaría fichando por el Barcelona), Aquino, Alexis, Stosic, Vidakovic, etc. Aquella temporada se retiró Gordillo del fútbol, si bien después jugó una temporada en Segunda División con el Écija.

En la temporada 1995-1996 comenzó la Liga de los tres puntos por victoria, se implantaron los dorsales fijos en las camisetas de los jugadores y se amplió la Liga a 22 equipos, después de un verano bastante movido con los descensos administrativos a Segunda B del Sevilla y el Celta, que después fueron readmitidos en Primera. Aquella temporada se disputó la Copa dela UEFA, en la que el Betis consiguió eliminar al Fenerbahçe y al Kaiserslautern, aunque en la siguiente ronda cayó ante el Girondins de Burdeos, donde jugaba entonces Zinedine Zidane.

En la temporada 1996-1997 se llegó a la final de la Copa del Rey, en la que el Barcelona se impuso al Betis por 3-2, y en la Liga se finalizó en cuarta posición. En aquel equipo destacaban jugadores como Alfonso, Roberto Ríos (que aquella temporada debutó con la selección absoluta), Finidi, Jarni, Vidakovic, Alexis, Pier, Ureña, Cañas, Merino, Stosic, Prats, etc. El entrenador siguió siendo Serra Ferrer, que al finalizar la temporada se marchó al Barcelona para ser director de fútbol base.

En la campaña 1997-1998 el Betis fichó para el banquillo a Luis Aragonés, hombre que ya había triunfado en el club como jugador. El 22 de octubre de 1997 se firmó el encargo de la obra del nuevo estadio al arquitecto del mismo, Antonio González Cordón, y el 19 de diciembre de 1997 se inauguró la nueva Ciudad Deportiva Manuel Ruiz de Lopera. En el campeonato de Liga el equipo quedó clasificado en octava posición, clasificándose para la UEFA. En el torneo de la Recopa, al que el Betis accedió como subcampeón de la Copa del Rey, el equipo fue eliminado en cuartos de final por el Chelsea F. C. (equipo que a la postre sería el campeón del torneo), después de haber eliminado al Vasutas húngaro y al Copenhague danés. El 14 de abril de 1998, a las doce de la mañana, comenzó el derribo del gol norte y de la tribuna de fondo del estadio Benito Villamarín. El 8 de mayo se colocó la primera piedra de la construcción del nuevo estadio. Aquella temporada, además, alcanzaron la internacionalidad absoluta los jugadores béticos Oli y Fernando. El también verdiblanco Iván Pérez se proclamó Campeón de Europa sub-21, convirtiéndose además en el pichichi de la selección española al anotar los tres goles del equipo en el torneo.

Antes de empezar la temporada 1998-1999 Luis Aragonés se marchó del club. Entonces se fichó al portugués Antonio Oliveira, que había sido jugador del Betis, pero éste tampoco llegó a empezar la Liga. Entonces llegó Vicente Cantatore, que fue cesado en la jornada séptima, con el equipo en la última posición en la Liga. Llegó entonces Javier Clemente, que consiguió salvarlo del descenso y finalizó la temporada en undécima posición. En la Copa de la UEFA, el equipo cayó eliminado en octavos de final por el Bolonia, habiendo eliminado anteriormente al Vejle y al Willem II. Ésta fue la primera temporada del brasileño Denilson en las filas verdiblancas, un jugador que protagonizó entonces el fichaje más caro de la historia del fútbol mundial. El equipo juvenil del Betis se proclamó campeón de la Copa del Rey, tras vencer en la final al Real Madrid. En aquel equipo bético destacaban jugadores como Doblas, Joaquín, Arzu o Dani. En aquella misma temporada, el centrocampista verdiblanco Ito debutó con la selección española absoluta, y además, el canterano Varela se proclamó Campeón del Mundo sub-20 con España.

En la temporada 1999-2000, el equipo, con grandes figuras, fue un auténtico desastre. Se acabó descendiendo a Segunda División, en una campaña en la que pasaron por el banquillo del Betis el argentino Griguol, el holandés Guus Hiddink y, por último, el ex jugador del club Faruk Hadzibegic, que no tuvo tiempo de salvar al equipo. Además, se creó la primera página web oficial del club.

La estancia en la División de Plata tan sólo duró un año, pues se consiguió ascender en un último partido jugado en Jaén y que el equipo bético ganó por 0-2. En aquella temporada 2000-2001 también jugaron en Segunda equipos como el Atlético de Madrid o el Sevilla. Finalmente, acompañaron al Betis en el ascenso el propio Sevilla y el Tenerife, mientras que el Atlético debería esperar un año más en Segunda. Fue la temporada del debut de Joaquín con el primer equipo bético, un equipo en el que también destacaban jugadores como Amato, Gastón Casas, Prats, Benjamín o Filipescu.

En las temporadas 2001-2002, 2002-2003 y 2003-2004 se finalizó la Liga en sexta, octava y novena posición, respectivamente. En la 2002-2003 se disputó la Copa de la UEFA, siendo eliminado el equipo verdiblanco por el Auxerre francés en dieciseisavos de final. Por el banquillo del Betis pasaron Juande Ramos en la temporada 2001-2002 y Víctor Fernández en las dos siguientes.

Joaquín, Capi y Juanito debutaron con la selección española absoluta en 2002, incluso Joaquín disputó el Mundial de Corea y Japón de aquel año, siendo el jugador que falló el penalti decisivo ante Corea del Sur, en la tanda de penalties del partido en el que España fue eliminada del campeonato. Joaquín y Juanito disputaron también la Eurocopa de Portugal 2004.

El 28 de abril de 2005 falleció el ex secretario técnico del club y uno de los artífices del equipo que consiguió la Copa del Rey en 1977, además de ser el creador del actual escudo del Betis y socio nº  1,  José María de la Concha Meneses. Pero la temporada 2004-2005 se convirtió en una de las más exitosas de la historia del club. Se ganó la Copa del Rey, tras vencer en la final al Osasuna por 2-1, con goles de Oliveira y Dani, en un partido disputado, como en 1977, en el estadio Vicente Calderón. Además, se acabó la Liga en la cuarta posición, consiguiendo así la clasificación para disputar la Champions League. En la plantilla verdiblanca destacaban jugadores como Joaquín, Juanito, Oliveira, Edu, Rivas, Doblas o Assunçao.  

El Betis participó en la Champions League tras una épica eliminatoria previa ante el Monaco. Al Betis le tocó jugar en el denominado "grupo de la muerte", llamado así por el nivel de los rivales. Chelsea, Liverpool y Anderlecht fueron los equipos que visitaron este Betis de Champions.

2007, año del Centenario, llegó con mas pena que gloria en lo deportivo. Dos goles de Edu en Santander salvaron al Betis del descenso en una tarde de infarto en la última jornada de Liga 2006-2007.

En lo social, el Betis celebró su Centenario con multitud de actos donde destacaron el Himno de Rafa Serna "Al final de la Palmera", la creación de la radio oficial del Club, la apertura a las nuevas tecnologías llegando a un acuerdo con Google, el partido del Centenario ante el A.C.Milan, etc.


 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

CONTACTA CON NOSOTROS